Catedral de la Inmaculada Concepción. Catedral Nueva

El Sagrario – Catedral Vieja
julio 19, 2016

Catedral de la Inmaculada Concepción. Catedral Nueva

La Catedral de la Inmaculada Concepción, ubicada en las calles Benigno Malo y Mariscal Sucre, parroquia Gil Ramírez Dávalos, es el símbolo religioso más representativo de Cuenca. Situada frente a la plaza central, ocupa la mitad de la manzana situada al lado occidental. Su volumen, textura y color se divisan desde todos los ángulos de la ciudad, inclusive de los alrededores. Su fachada es de piedra y mármol local, mientras que el piso está cubierto con mármoles rosas, importados de Carrara (Italia).

Su gran cúpula azul a la que la acompañan otras menores, le da una característica única al paisaje, a la vez que se constituye en una monumental obra de fe católica que comenzó a construirse en 1880, por iniciativa del Obispo Miguel León y con el diseño del hermano redentorista Juan Stiehle. Para el 28 de Mayo de 1967 se realizó la ceremonia de consagración de la Iglesia Mayor de Cuenca, que se destaca no sólo en el plano religioso sino también en el plano arquitectónico y artístico; y, que fue culminada después de muchos años y con gran esfuerzo.

Descripción

Las torres de la nueva catedral de Cuenca están truncadas a causa de un error de cálculo del arquitecto. De haberse concluido, la construcción de esta iglesia no habría podido resistir el peso. Las cúpulas que rematan la enorme masa de ladrillos, llegan a más de 50 metros de altura medidos desde el suelo, lo que equivale a decir, el desarrollo de un edificio de 21 pisos; por esta razón y debido a que el Centro Histórico de Cuenca presenta una escala predominantemente horizontal. La Catedral Nueva resalta en forma emergente sobre las otras volumetrías y siluetas de la ciudad.

Atractivos

Fachada: La estructura de la fachada tiene una vibración equilibrada referida a la combinación de macizos y perforaciones. El vano mayor es el de la puerta principal ornamentada con columnas y anillos concéntricos abocinados de evocación románica, mientras que las otras perforaciones no tienen una gran dimensión. Los remates de los cuerpos y las calles de la fachada, así como de las ventanas, le dan a el frontispicio enmarcamientos claros y definiciones precisas.

Pilastras: Flanquean las dos torres simétricas, brindan a la fachada un sentido insinuante de verticalidad. El Cuerpo de la Catedral vista desde el exterior tiene una disposición planimétrica rectangular, pero volumétrica muy diversa. Su estructura en todo caso es una concepción basilical, en la que se advierten tres naves, una principal rematas por cúpulas altas y dos laterales cubiertas por bóvedas de cañón en sentido longitudinal. Es notable la presencia de 45 torreones que verticalizan los esfuerzos de las cúpulas y de las bóvedas. Estos elementos pequeños, más los contrafuertes perdidos, profusamente distribuidos, le imprimen un sello sutil de concepción gótica.

Ventanas: Las ventanas laterales tienen una presencia débil en relación a la materialidad voluptuosa de las cúpulas altas, cúpulas menores, arcos y bóvedas corridas de la fachada lateral sur; a excepción del rosetón que se ubica encima de la puerta con frente a la calle Sucre.

Naves: Tiene tres naves siguiendo la distribución de la planta basilical. Para comprender los secretos del espacio interior se debe de caminar por las naves, mirando las enormes pilastras adosadas por columnillas rematadas por capiteles corintios. En forma lateral, adosadas a las paredes de las naves, están flanqueando los altares menores. En la izquierda, está el Hermano Miguel, Santa Anita, La Dolorosa; en la derecha está el Cristo de la Buena Esperanza, la Santísima Trinidad y Santa Marianita. Todos los altares menores son obras de arte barrocas y neoclásicas talladas en mármol, entre las que se destaca por su mayor riqueza el altar en honor a la Santísima Trinidad.

Abiertas al público

Al momento la Catedral de la Inmaculada recibe gran cantidad de visitantes, unos que desean conocer las criptas que están dentro de la iglesia, y otros las cúpulas. En el caso de la cripta, espacio arquitectónico ubicado en el subsuelo, guarda gran historia. Mide 96 metros de largo con 12 metros de ancho y se encuentra cinco metros más abajo que el piso de la nave. Aquí se alojan cientos de nichos y tumbas de obispos e ilustres ciudadanos que han dejado un legado histórico en la ciudad. La entrada hasta la cripta tiene un costo de 1 dólar con horarios de lunes a domingo de 08:30 a 10:30. La tarde de lunes a sábado de 14:30 a 16:00.

Otros de los atractivos son las tres cúpulas de la Catedral, dos de ellas miden 46 metros de alto y 53 metros de mayor altura. La puerta de ingreso está en la parte lateral dentro de la iglesia y su costo también es de 1 dólar. Los 150 escalones de asenso se ven recompensados con una vista única e inigualable de nuestra ciudad.

(Fuente: www.viajandox.com)